Los apagones del ordenador por el calor en verano

Cuando empieza a llegar el verano los ordenadores pueden sufrir apagones y reinicios por culpa de las altas temperaturas. Esto es debido a una mala refrigeración o bien porque no se ha limpiado correctamente en mucho tiempo.

Con los disipadores y ventiladores obstruidos por polvo y pelusas el ordenador no puede refrigerarse correctamente y se calentará, hasta tal punto que puede resultar dañado o puede dejar el sistema operativo inutilizable.

La mejor forma de resolver estas incidencias es limpiando el ordenador de polvo y cambiando la pasta térmica regularmente, al menos una vez cada 1 o 2 años. Gracias a esto podemos bajar la temperatura entre 10 y 15ºC (como mínimo) y evitaremos así este tipo de cuelgues y reinicios.


El disipador de un portátil puede llegar a acumular tanto polvo que es imposible que el aire caliente pueda salir de dentro del ordenador para su correcta refrigeración.

En el caso de los portátiles, si además de limpiarlos y cambiarle la pasta térmica, queremos alargar su tiempo de vida, podemos optar por una buena base refrigeradora.

Otro de los puntos que nos afecta en verano, son las fuentes de alimentación. Muchas fuentes de alimentación que tenemos en nuestros ordenadores, llevan años trabajando sin dar problemas, pero con el calor, puede hacer que nuestra fuente de alimentación se vuelva inestable y haga que se reinicie el ordenador.